¿El suicidio es prevenible?

Según los últimos datos del INE sobre defunciones por causa de muerte, el suicidio es la principal causa externa de muerte en España y constituye la principal causa de defunción entre las personas de 15 a 39 años.

Explicar las causas de estos datos no es fácil; ya que no hay una respuesta única. El suicidio no es algo que ocurra en el vacío tiene lugar en un contexto específico y en unas circunstancias determinadas de la vida de una persona, en la que la desesperanza y el sufrimiento cobran especial importancia.

El entorno cultural en el que nos movemos no facilita la asunción de emociones negativas, la desdicha o el sufrimiento. Pareciera que alcanzar la felicidad permanente es el principal objetivo en la vida. Como dice el profesor Marino Pérez, hay un tipo de ideología positiva que sanciona y sentencia a las personas que sufren, que padecen algún trastorno mental grave o que se encuentran profundamente solas o desorientadas.

Esto unido a una sociedad cada vez más individualizada donde aumenta el número de personas que viven solas es un caldo de cultivo para la desesperanza y la avocación al suicidio.

¿Cuáles son los factores de riegos que llevan a las conductas suicidas?

Según la OMS, la presencia de trastornos mentales, especialmente depresión, trastorno límite de personalidad, esquizofrenia y trastornos por consumo de alcohol son importantes factores de riesgo de suicidio en Europa y América del Norte.

Otros factores de riesgo como: trauma o abuso en la infancia, dolor crónico, desesperanza, antecedentes familiares de suicidio, pérdida de empleo, dificultades económicas, aislamiento y falta de apoyo social, son algunos de ellos.

Los factores de riesgo para conductas suicidas en los jóvenes son un poco diferentes. Así, según un ensayo clínico llevado a cabo en Europa, las conductas que correlacionan con un mayor riesgo de suicidio en esta población serían, una escasa actividad física, dormir poco, consumir alcohol y tabaco, uso patológico de internet, preocupación por la orientación sexual, ser víctima de acoso escolar, ser inmigrante y la presencia de depresión, ansiedad y conductas auto lesivas.

¿Cómo puede ayudar la psicología?

La terapia psicológica ofrece un espacio para entender y debatir los problemas clínicos y existenciales presentes en las conductas suicidad. El psicólogo puede validar el sufrimiento de los pacientes y orientar hacia la vida ofreciendo al paciente nuevas estrategias para afrontar los problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *