El camino del divorcio

El camino del divorcioSe dice que después de las vacaciones el número de peticiones de divorcio aumenta. Es un periodo dónde libres de la rutina diaria del trabajo, niños, horarios apretados, se tiene más tiempo para compartir con la pareja, más tiempo para la intimidad y quizás se evidencia eso que estaba latente.

Quizás llevas tiempo pensando y sintiendo que algo no va bien. Sintiendo una profunda insatisfacción, soledad, tristeza, apatía cuando estas con tu pareja. La miras y no sientes lo mismo; quizás nunca se lo has dicho o quizás si lo habéis hablado y habéis buscado soluciones sin éxito. Habéis agotado todos los recursos para seguir juntos y en lo más profundo de ti sientes que algo se ha roto y que no hay vuelta atrás y te planteas la separación.

Cuando esto sucede lo mejor es asumirlo y atravesar ese dolor tan grande que implica la separación. Has de saber que antes de la separación puede haber momentos de duda, dolor, odio, etc., y que después de la separación el vínculo con tu pareja no se rompe, sino que ha de transformarse en otra cosa. Digo esto, porque el tiempo que compartiste con él o ella, las vivencias que tuviste quedan en ti, en tu corazón y permanecen ahí aunque ya no esté cerca.

Lo deseable es que es que ese vínculo se transforme en una emoción que te produzca paz y que no se transforme en odio; ya que el odio es una emoción que te va a hacer más daño a ti, que lo estas sintiendo, que a tu expareja.

“Separarse de una pareja es como tomar un barco. Salimos de tierra firme para navegar hacia una isla que vemos allá a lo lejos. Nos encontramos navegando en medio de la nada. La tierra que dejamos ya es algo remoto, no podemos volver y por momentos se desatan grandes tormentas, ni siquiera podemos ver a dónde nos dirigimos, por momentos todo está muy oscuro y aparecen situaciones que nunca hubiéramos imaginado. La única salida es mirar hacia el mar en el que estamos navegando y ver cómo nos las arreglamos con las olas y los vientos. No detenernos a mirar la tierra que dejamos ni esforzarnos en ver la isla. Seguir navegando con la confianza de que llegaremos a buen puerto.”

‘Todo (no) terminó’ de Silvia Salinas y Jorge Bucay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.