Confiar en uno mismo

Todos tenemos en nuestro interior una voz que nos dice cómo nos sentimos, lo que ocurre es que no nos han enseñado a escucharla o lo que es peor hemos aprendido a acallarla. Así pues, si ha estado callada durante mucho tiempo puede ser una vocecita muy tenue, muy insignificante. Pero está ahí y cuanto más la escuchamos y actuamos según sus indicaciones, más fuerte y clara se hace esa voz.

¿Cómo podemos aprender a escucharla?

A través de nuestro cuerpo; es una sensación sentida en nuestro cuerpo que nos indica que algo no va bien (un dolor en la cabeza o en otra parte de nuestro cuerpo, un ansia de comer dulces o darse un atracón, un nudo en la garganta o en el estómago, son algunas de las sensaciones).

Lo importante no es la sensación sino saber reconocer el mensaje que nos quiere trasmitir.

En el trabajo con mis pacientes me he podido dar cuenta de cómo la mayoría de sensaciones desagradables cuando eran escuchadas tenían algo que decir. Recuerdo a alguien que descubrió como “su nudo de ansiedad en el estómago la había acompañado siempre que tenía que tomar una decisión” y se dio cuenta que ese nudo se producía cuando decidía hacer algo que realmente no quería.

Si aprendemos a preguntarnos ¿Qué me quiere decir esta sensación? Y confiamos en la respuesta que nos da; quizás podamos tomar decisiones mucho mejores para nosotros.

A veces, no es fácil hacerlo sola/o y se requiere la ayuda de un profesional que guíe nuestros pasos hasta aprender a confiar en nosotros mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *