El arte de escuchar

Repasando mis apuntes del primer nivel de focusing me encontré con estas anotaciones sobre la escucha que me parecen maravillosas y que quiero compartir con vosotros.

Pocas experiencias hay tan gratificantes en la vida como sentirse escuchado de verdad.

Y realmente, pocas veces también disfrutamos de esa vivencia tan reconfortante y positiva: Es muy difícil encontrar personas que sepan escuchar de verdad; lo más frecuente en nuestra cultura es que hablemos todos a la vez, que nos interrumpimos antes de terminar, o sintamos que nos oyen sin prestarnos atención.

Y lo que es aún peor, cuando creemos que nos han comprendido, las palabras o los gestos de los demás nos hacen saber que no se han enterado de nada, o que no hemos entendido lo que nos querían decir.

Algo que es tan necesario para un buen entendimiento entre las personas, no se enseña y sólo podemos aprenderlo de los demás, si tenemos la suerte de tener a alguien con ese maravilloso don: LA ESCUCHA, que nos permita que lo experimentemos y lo podamos aprender. Lo cierto es que la incomprensión está llena de buenas intenciones.

Lo habitual en las personas que nos quieren cuando le exponemos un problema es, tratar de tranquilizarnos, quitarle importancia, o intentar convencernos de que estamos equivocadas/os, que las cosas no son así o que realmente no pasa nada. También es habitual consolar con palabras como: “no llores”, “no te enfades”, “no tengas miedo” “no te pongas así”, sin pararse a preguntarse si eso es lo que necesita la otra persona en ese momento. Quizás lo que necesita es que la acepten con la emoción que le provoca esa situación, y que confíen en que encontrará por ella mismas la respuesta o la manera de manejar la emoción que le provoca la situación.

Te invito a que te pares a observar cómo escuchas a la persona que tienes enfrente.

¿Quizás le das respuestas tranquilizadoras, enjuicias lo que te está contando, le cuentas una historia parecida que te pasó a ti o a alguien que conoces, la interrumpes antes de que termine sus frases, aconsejas sobre lo que tiene que hacer? Si tu respuesta a estas preguntas es afirmativa quizás puedes plantearte cómo mejorar tu manera de escuchar.

«Tenemos dos oídos y una boca para que podamos escuchar dos veces más de lo que hablamos.» Epicteto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.