El duelo y sus emociones

El duelo y sus emocionesEl duelo es lo que se vive después de una perdida, conlleva un ajuste  emocional y es necesario pasar por el para aceptar la pérdida y poder pasar página. En este proceso se pasa por diferentes etapas que se pueden mezclar entre si. Puede haber días mejores y peores y a veces, lo que se creía superado se vuelve a sentir. También puede ocurrir que algunas emociones prevalecen sobre otras; por ejemplo, se puede permanecer mucho tiempo en la rabia. Esto puede ser un síntoma de que se esta evitando la tristeza, o al revés, permanecer en la tristeza y la depresión puede indicar que no se ha reconocido, aceptado y superado el enfado y la rabia.

Etapas del duelo:

  • Shock/Conmoción: es la primera reacción, una sensación de desorientación, incredulidad, dificultad para concentrarse y conciliar el sueño, perdida de apetito.A veces, puede acompañarse de síntomas físicos como ansiedad, crisis de pánico, cansancio extremo..
  • Negación: Incapacidad de aceptar la pérdida, esperando que la persona vuelva.
  • Pena, Tristeza, Depresión: se suele describir como un sentimiento de vacío, como si faltara una parte de si mismo. Hay personas que para evitar este sentimiento se meten en una actividad frenética, llegando incluso al consumo excesivo de drogas, alcohol o promiscuidad sexual.
  • Rabia/Enfado: esta emoción es completamente normal, es consecuencia de sentirse herido/a. Como es una energía muy potente puede provocar irritabilidad, nerviosismo y deseos de venganza.
  • Culpa: pensando que hizo mal y creyendo que la responsabilidad de la ruptura es de él/ella. 
  • Aceptación: que no es igual a resignación.

Es el  momento de la despedida, desde el agradecimiento a lo bueno, bonito, que se compartió y el reconocimiento del dolor que nos provoco aceptar que esa persona ya no esta. El momento de continuar con nuestra vida, centrándose en sí mismo/a y sus necesidades En esta etapa, se comienza a ver la luz al final del túnel, teniendo mas días alegres que tristes,  sintiendo una paz interior que nos reconcilia con la vida.    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.