El alcohol y sus efectos

El alcohol y sus efectosHoy tengo un poco de tiempo libre para revisar mis lecturas pendientes y me encuentro con un artículo sobre alcoholismo y adolescentes de la Fundación Alcohol y Sociedad que me ha parecido muy interesante. Os transcribo algunas de las notas que he tomado para vuestra reflexión.

Las propiedades del alcohol son las siguientes: es soluble en agua, poco soluble en grasas, su estado natural es líquido, es una sustancia volátil tiene una densidad de 0,79 menor que la del agua. Desde el momento en que se ingiere cualquier bebida alcohólica hasta el momento en el que este se metabolización y elimina, hay cuatro etapas básicas que siguen el siguiente orden: Absorción, Distribución, Metabolización y Eliminación.

El hígado se encarga de asimilar o metabolizar un 90% del alcohol ingerido; el otro 10% se elimina a través de los pulmones y la orina en cantidades casi iguales. Aunque el alcohol también se elimina, a escala muy reducida, por las lágrimas, la leche materna y el sudor.

Algunos falsos mitos sobre el alcohol:

  • Da fuerza y mejora el trabajo físico. El alcohol produce una falsa sensación de fuerza, porque al actuar sobre el sistema nervioso central y bloquea la sensación de fatiga. El alcohol tampoco compensa la pérdida de agua y minerales producidos por el esfuerzo físico. Pues las bebidas alcohólicas no contienen minerales y la ingesta de alcohol produce una mayor cantidad de orina. Por tanto, se pierde más agua.
  • Sirve para combatir el frío. Dilata solo los vasos sanguíneos situados debajo de la piel. Es decir, que aunque produce sensación de calor, en realidad sucede lo contrario, puesto que hace que se pierda mucho calor a través de la piel y el interior del cuerpo se enfría aún más.
  • Ciertos trucos ayudan a rebajar el nivel de alcoholemia. Tradicionalmente se han transmitido ideas como mantener granos de café en la boca, ingerir aceite antes de beber y un largo etcétera, sirven para ello. La realidad es que la única manera de reducir sus efectos es beber poca cantidad, despacio y con comida en el estómago. Son las formas de hacer que el alcohol tarde más en entrar en la sangre. Una vez que lo hace no desaparece hasta que es metabolizado y eliminado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.