Depresión postvacacional

Este concepto se utiliza para referirnos al malestar psicológico que produce la readaptación al trabajo después de un período de vacaciones. En ellas dedicamos un elevado porcentaje de nuestro tiempo al ocio, a hacer las cosas que nos gustan, pasamos gran parte de nuestro tiempo con la gente a la que queremos y dejamos a un lado gran parte de nuestras responsabilidades. Cuando volvemos nos tenemos que adaptar a nuestro horario de trabajo, a la rutina… Es normal que nos cueste. Pueden aparecer síntomas como estado anímico decaído, ansiedad, dificultades de concentración, irritabilidad, apatía, fatiga, insomnio o alteraciones del apetito.

Aunque yo prefiero el concepto de Síndrome Postvacacional, ya que para considerarlo una depresión dichos síntomas tendrían que permanecer durante varias semanas y normalmente suelen desaparecen en un par de semanas; tiempo suficiente para que nuestro cuerpo y nuestra mente se adapten al nuevo ritmo y a la rutina diaria diferente al que teníamos en vacaciones.

Suele darse con más frecuencia en personas inadaptadas en su trabajo o que no se sienten realizadas con lo que hacen; también puede darse en aquellas que realizan trabajos estresantes o peligrosos.

Conviene no preocuparse demasiado y tener presente que es un estado temporal y pasajero. Aún así, podemos ayudar a que sea más llevadero siguiendo estos 7 consejos para superar el síndrome postvacacional.

Y recuerda, que si aún con estos consejos, crees que puedes necesitar más ayuda al respecto de este o cualquier otro tema; ponte en contacto conmigo y concertamos una cita. ¡Estoy aquí para ayudarte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *